ARGENTINA ME ATRAPA

ARGENTINA ME ATRAPA

domingo, 28 de junio de 2015

CAÑON DE ATUEL

Cañon de Atuel


El cañón se encuentra formado por el río Atuel, embalse Valle Grande, Cañón del Atuel y el Embalse El Nihuil. Es un recorrido de unos 160 km ida y vuelta desde la ciudad, por los caminos pavimentados remontando el nervioso río Atuel. El paisaje es muestra acabada del ecosistema andino. La erosión del agua y del viento esculpieron con la paciencia de los siglos el imponente y dilatado socavón del cañón, que hiere caprichosamente las montañas alhajadas de vegetación, en una extensión de unos 100 km. Se pueden apreciar La Torta de Hojaldre, El Cinturón de San Martín, La Procesión, El Hongo, el búho, el submarino y muchas otras formaciones.
Este agreste escenario se presta a la práctica de los deportes de aventura, siendo el Pentatlón la expresión que más integra destrezas en donde se compite en windsurf, moto enduro, kayak, ciclismo, pedestrismo y ráfting por el río Atuel. El tramo principal se concentra entre los embalses de Valle Grande y El Nihuil, en cuyas gargantas naturales se han construido presas que regulan su caudal y se aprovechan en la generación de energía eléctrica. Gran parte de la energía se da a la Provincia de Mendoza y está interconectada a la Red Nacional Argentina de Energía Eléctrica.
Valle Grande posee un espejo de agua rodeado de pintorescas y escarpadas serranías que pueden observarse desde el murallón de 115 m de altura. Allí existen varios complejos. El Cañón del Atuel constituye un extenso accidente geográfico, más antiguo aún que la Cordillera de Los Andes, donde las esculturas naturales, talladas conjuntamente por el viento y el agua, constituyen una muestra viva de los orígenes del mundo. Museo de Cera, Sillón de Rivadavia, El Lagarto, Los Viejos, Los Monstruos, La Ciudad Encantada, El Mendigo, Los Jardines Colgantes, Los Monjes, son algunas de estas fascinantes obras artísticas de la naturaleza. Dos lagos artificiales, Aisol y Tierras Blancas, se incorporan al cañón anexando su atractivo al ya fantástico paisaje.
Un fascinante recorrido traza la majestuosidad del Cañón del Atuel partiendo desde la ciudad de San Rafael. Se descubre así Valle Grande y su inmenso espejo de agua color esmeralda; la villa turística El Nihuil y el emplazamiento del dique homónimo; el encajonamiento de agua llamado Garganta del Diablo; las centrales hidroeléctricas que proveen de energía; Valle Grande y su embalse encantador; todo con ese halo mágico capaz de alterar las sensaciones.